Florentino Pérez empieza a mostrar sus cartas. Efectivamente, y como ya habíamos avisado en alguna ocasión, el dirigente blanco guardaba un as en la manga. El Real Madrid va a la puja por el fichaje galáctico del verano –una vez Pogba fue colocado en el Manchester United– y sube la oferta: el grado de desesperación por cerrar una gran operación es evidente.

Tanto el propio Florentino como Zinedine Zidane hace meses que están interesados en un futbolista: David Álaba. Lo han intentado de todas las maneras. Negociando con Rummenigge y presentando una primera oferta de 60 millones de euros; mandando mensajes sibilinos a Carlo Ancelotti; o presentando una segunda oferta de hasta 70 millones. La respuesta siempre ha sido la misma: “No”.

En las últimas horas, Florentino –un amante de este tipo de negociaciones, apurando el cronómetro y, a veces, pasándose de tiempo– ha pasado a la acción: ha mostrado el as que guardaba en la manga, confiado en que serviría para convencer a Ancelotti. Se trata de James Rodríguez. El club blanco quiere incluirlo en la operación para fichar a Álaba. Un intercambio de cromos.

Valorados en 80 millones

Florentino y Zidane confían en la estima que Carletto profesaba a James. De hecho, el técnico italiano fue el único capaz de sacar lo mejor del colombiano, que tocó fondo bajo las órdenes de Rafa Benítez y cayó al ostracismo con Zidane. Las cosas no están bien entre el técnico francés y el mediapunta –Zizou llegó a decir que sobraba alguien en su posición y es el que menos minutos tiene–, que podría tener las horas contadas en el club blanco.

El Madrid pagó 80 millones por James hace ahora dos años y el Bayern cifra precisamente en esa cantidad de dinero el valor de Álaba. Si bien, el austríaco es indiscutible en el Bayern y el colombiano está relegado a la suplencia, no menos cierto es que el segundo es un jugador con mucho gol, y eso también se paga. La operación es interesante y Carletto, que no quiere perder a Álaba, estaría sopesando los pros y contras. Sabe de lo que James es capaz si está atado.

FONTE

CONDIVIDI